LEILAMAR...


Leilamar, tu brisa templada.
Leilamar, tu piel decorada,
Leilamar, tu mirada adulzada,
que derrite al hombre
que hoy te reclama.
Leilamar, flor de lo prohibido,
pecado divino, que quiero conmigo.
Leilamar achocolatada,
con chispas divinas
para ser probadas.
Leilamar tu aroma me orienta
por ricos placeres
que a mi cuerpo asienta.
Leilamar te estás alejando,
corazón detente,
me está abandonando.
Leilamar, mujer ajena
mi problema ético
mi triste condena.
Leilamar, yo soy coherente,
con mi corazón, no con mi consciente.
Leilamar si mi muerte aguarda
este camino difícil,
ni un Dios de la Guarda, podría conmigo
ante esta obsesión amarga,
de tenerte en mis brazos,
aunque en el mal de la alegría caiga. 

Gustavo Villapol 
Comunicador Popular


Share on Google Plus

About Gustavo Villapol

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios :

Publicar un comentario