La Bandera Anti-Inflamable


I Parte
Mr. Smith estaba leyendo uno de esos potes de leche pasteurizada que llevan en la parte posterior una de las miles de personas extrañamente desparecidas en los EE.UU, en la Tv estaba una periodista muy alterada describiendo un atentado contra la embajada de EE.UU en Libia y mostraban imágenes de Musulmanes protestando, eran las 6 de la mañana y ya había hecho todo el set de ejercicios que hacía diariamente, se había duchado y estaba desayunando su rico cereal de pelotitas amarillas, cuando se le ocurrió la idea que cambiaría su vida para siempre.

Joven de 29 años, alto y atlético, pelo castaño claro, ojos azules, veterano ex marine de la guerra en Afganistan, se había graduado de psicólogo, especialista en conductismo y cuestiones del Oriente Medio, aunque a veces andaba medio desorientado por eso del estrés post traumático. Fue en el país árabe donde la CIA lo captó por primera vez y desde entonces sus estudios y su reinserción en la sociedad norteamericana corrió por cuenta del presupuesto de la Defensa Nacional. Todos los días salía a las seis y media de la mañana y en su vehículo se trasladaba hasta las oficinas de la CIA en Langley, Whashintong DC, pasando a engrosar las filas de agentes de la Agencia Central de Inteligencia Norteamericana.

Preocupado por su futuro el joven Smith se dormía todas las noches viendo las películas de la Supremacía Bourne con Mat Damon y se levantaba algo deprimido, pues no había logrado conseguir la misión que lo ascendiera de su cargo o que al menos le trajera algo de acción en su tediosa vida, pero ese día algo cambió, una especie de luz ilumino su rostro y viendo el pote de leche dijo:

¡Anti inflamable debe ser anti inflamable!

Llamó a su superior y lo convenció de que iba a investigar algunas cosas desde su casa y así lo hizo. Tras horas en su portátil consiguió varios modelos, en china, en japón, y por supuesto en su país, las diseño, analizó el impacto psicológico que tendría en la población, las ventajas y desventajas etc. Las horas se transformaron en días y en su oficina realizó una presentación, un proyecto de esos con espiral, carpetica azul y con el sello del águila, su alegría era difícil de esconder, apenas pudo, detuvo a su superior en el pasillo y le dijo:

Jefe tengo una idea que creo le interesa revise este proyecto y dígame que le parece”
El jefe respondió: “estoy apurado Smith, ¿ya me tiene el informe de cuantas guarderías han hablado del Islam en este mes?”
Mr. Smith: “Claro señor ya se lo envié, pero esto definitivamente hará que lo asciendan”
Mr J: “Ok Smith, en el camino al comité le doy una repasada”.

Nervioso llegó a su casa, no se imaginaba que podía opinar su jefe del proyecto que tenía, estaba convencido de su importancia y siendo un veterano de guerra sentía la responsabilidad de hacer respetar sus símbolos, hacer que todas las banderas de los EE.UU fueran antiinflamables sería desde su iluminada opinión, uno de los pasos más importantes de la Agencia en su lucha por consolidar la nueva doctrina de: “Guerra Global Permanente, derrotar al terrorismo donde quiera que se encuentre, con la menor cantidad de bajas”. (George W Bush).

Mientras soñaba con terroristas con larga barba y Aks en el hombro, frustrados tratando de quemar una bandera sin resultado alguno, empezó a sonar el God Bless América, creía que todo era parte de su imaginación, pero en realidad era su celular tan patriótico como él, del otro lado estaba la voz de Mr J que le dijo:

Smith creo que su idea a calado con los de arriba, quieren escucharla, ver si puede ser desarrollada en la nueva doctrina”.

II Parte
A la mañana siguiente Smith estaba antes de la hora en la sala de reuniones preparó todo su arsenal teórico, citas de discursos de Bush, de Obama, de Jefferson y por supuesto todo el planteamiento científico que sustentaba su propuesta, al ver la mesa de reuniones vio unas identificaciones en cada una de las sillas y aunque le llamo la atención el detalle, no prestó atención alguna simplemente continuó preparando todo.
Media hora mas tarde comenzaron a entrar los hombres que aprobarían o desaprobarían su idea, cada uno tenía una identificación en su pecho uno a uno fueron entrando: Halliburton, Loockheed Martin, Northrop Grumman, el cuarto traía un kipá, Smith se extraño, pero el quinto lo desestabilizó se trataba de un Musulmán: larga barba y toda la ropa correspondiente, exaltado se acercó a su superior, que era el único que conocía de todos los que habían entrado a la sala y apartándose un poco le dijo:

Jefe, me permite hablarle con toda sinceridad,
Mr J: Claro Smith digame,
Mr Smith: Ud me dijo que quienes dirigían la Agencia estaban interesados en mi proyecto, pero creo que me trajo a la reunión equivocada,
Mr J: Estos son quienes dirigen la agencia muchacho, limítese a exponer su proyecto a ver si se lo aprueban.

Tras el regaño Smith arrancó, tenía preparada una exposición de 90 minutos, pero los oyentes no le permitieron sino 20 min y le exigieron que se limitara a hablar de costos de producción, riesgos y desventajas en el mercado, estrategia de marketing e impacto psicológico de los posibles consumidores.

Aunque no le dio tiempo de cerrar con la cita de Jefferson que tenía preparada, todos tenían buena cara se hablaban unos a otros, con recelo, pero veían a Mr. J con alegría. Smith como buen psicólogo intuyó su victoria y un aura de patriotismo invadió su cuerpo sonrió y se sintió más calmado, con pecho afuera y mirada penetrante esperó la evaluación general y fue su superior quien tomó la palabra:

Mr. J: “Smith sin lugar a dudas hiciste un gran esfuerzo, la investigación tiene sus ventajas, pero, nos es viable, los costos son elevados, los consumidores, es decir el pueblo no va a ver esto con la valoración positiva que tu planteas, así que lamento decirte que tu propuesta fue denegada.

Dos semanas más tarde realizando sus ejercicios mañaneros, Smith veía la tele y salió un comercial: “ Un aguila vuela libre por el Mundo, ya nadie puede detener su vuelo, ni el agua, ni el fuego detienen la democracia con: ¡Banderas Antiinflamables!, la solución más Patriótica del año”.

La quijada de Smith casi llega a la caminadora donde estaba montado, llamó a su trabajo y su jefe había sido cambiado de departamento, en realidad había sido ascendido, su idea había sido comercializada.

En la tarde Smith colocó su renuncia y llamó a los medios de comunicación para denunciar lo que sucedía en la Agencia. Solo vinieron tres medios alternativos y allí comenzó todo. Desde entonces James W Smith ciudadano Norteamericano a sido visto deambulando por las calles de EE.UU con un grupo de extremistas que se hacen llamar Occupy Wall Street, su mundo definitivamente había cambiado.
Gustavo A. Villapol R.
Comunicador Popular
Share on Google Plus

About Gustavo Villapol

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios :

Publicar un comentario