Chavez Virtud y Riesgo 1ra Parte


La Revolución Bolivariana del siglo XXI, a lo largo de su desarrollo histórico ha concentrado sus esfuerzos en tratar de organizar al pueblo venezolano para ejercer el poder en los diferentes espacios territoriales, desde los círculos bolivarianos, pasando por los consejos locales de planificación pública, los diferentes comités comunitarios , hasta llegar a los consejos comunales donde el proceso de maduración político, social e intelectual de nuestro líder, Hugo Chávez, la velocidad de los cambios en el país, aunado a los errores en el seno de las Instituciones Estadales, tales como el burocratismo, la corrupción e ineficiencia, lo llevó a proponer en el año 2007, la Reforma Constitucional propuesta de avanzada que define en cierta forma el tan discutido Socialismo del Siglo XXI, proposición la cual, por cierto, no fue acompañada incluso por buena parte de los sectores que en otras oportunidades “apoyaron y defendieron a nuestro Líder y a la Revolución”.

Muchas de las causas de esta derrota han sido explicadas por múltiples intelectuales, por el pueblo y por el mismo Comandante, entre ellas: los errores en el seno de las instituciones, los ataques infundados de los medios de difusión de oposición, los problemas que aún no han podido ser resueltos por la revolución en las comunidades, entre otras, pero todas ellas se resumen en que aunque hemos alcanzado buenos niveles de organización reivindicativa, no hemos profundizado los niveles de conciencia revolucionaria, de formación tanto en nuestro pueblo, como en el seno de nuestra militancia.

Diariamente vemos al Comandante Chávez, comentar en sus discursos e intervenciones los principios que deben regir a los y las revolucionarias, igualmente lo escuchamos citar a los clásicos y modernos intelectuales que contribuyen con sus ideas a la construcción de una sociedad de iguales en el planeta, pero nos preguntamos: ¿el presidente Chávez estará en capacidad de llegar eternamente, a todas las y los venezolanos de las generaciones venideras?, ¿están todos y todas las militantes del PSUV, reproduciendo las aptitudes y conocimientos que comparte, nuestro comandante en sus intervenciones?

No es el objetivo de estas palabras realizar una evaluación de la militancia del partido, ni mucho menos de la gestión del Gobierno Revolucionario, simplemente hacer una reflexión sobre una situación clara que se nos presenta y que cada uno de nosotros tenemos la obligación de reflejar en el espíritu de construir con solides las bases de una revolución socialista que ha marcado pauta a escala mundial y es la esperanza de los pueblos pobres del orbe.

En ese sentido, todos hemos venido observando cada vez con más recurrencia las amenazas de muerte que el imperio norteamericano, con el apoyo de sus lacayos en nuestra patria, han venido tratando de concretar contra Hugo Chávez, además de todos los intentos de derrocar y sabotear al Gobierno Revolucionario en estos últimos diez años y los que seguro faltan.

Entonces, conociendo esta no tan alocada posibilidad, podemos afirmar que: Chávez, es nuestra principal virtud y nuestro principal riesgo, bien lo afirmaba Fidel al propio Comandante: “Chávez, yo puedo morirme tranquilo, pero tú todavía no puedes”, no es gratis esta afirmación, la principal escuela de formación socialista ha sido el presidente, pero además hasta ahora es la garantía de paz y de revolución incluso en Latinoamérica. Entonces surge otra pregunta: ¿solo con los discursos que magistralmente dicta el comandante, nos alcanzará para conseguir los niveles de conciencia necesaria en una sociedad socialista?, estoy seguro que no, o entendemos el valor y la importancia de la formación política ideológica en nuestra militancia o como lamentablemente lo es hoy, el Comandante seguirá siendo nuestro principal riesgo, simplemente porque es un ser humano, porque hasta ahora nadie ha inventado nada para ser inmortales, y nuestra fragilidad como mamíferos en un universo tan infinito y complejo, es como el de una copa de cristal.

Si seguimos dependiendo de la fragilidad de un indiscutible gran ser humano, estaremos condenados a ser derrotados, lujo que no nos podemos dar pues ya no solo se trata de la lucha de clases por la cual diariamente levantamos nuestras banderas, sino una lucha por la supervivencia de la especie humana y todas las demás.

El capitalismo, ha sido el modo de producción más fatal que ha construido la humanidad, y que junto con sus avances tecnológicos a conseguido formas de desarrollar su explotación, pues cada vez más pobres les servimos de mano de obra barata para consolidarlo, nos domina con su fuerza represiva, cuando los pueblos intentan levantarse: Irak, Afganistán, Bolivia, Venezuela, nos aliena cada vez más, a través de sus prácticas e instrumentos de dominación ideológicas: TV, Internet, Radio, Prensa, Publicidad, y excluye, a pesar de las apariencias presidenciales recién electas, a los afrodescendientes, indígenas, mujeres, homosexuales, entre otros.

Entonces ¿cómo responder desde un país tan pequeño, a semejante maquinaria de destrucción tan implacable?, seguramente la misma pregunta se hacían nuestros libertadores ante la potencia Española, pero en gran parte lo lograron.
Como bien lo dice una camarada: “todos los libros nos decían que el objetivo estratégico era llegar al poder y como obtenerlo conjugando todas las formas de lucha, pero muy pocos nos dijeron que hacer cuando estuviéramos en él”, de esta manera, los revolucionarios nos medimos en dos etapas de nuestras vidas en el combate, armado, ideológico como se presente y en el poder, muchos han pasado con honores la primera etapa, pero al toparse con la segunda se encuentran con vicios de la sociedad capitalista que no son tan fáciles de borrar incluso de nosotros como individuos o del colectivo y con complicaciones que no sabemos como manejar a la hora de ejercerlo.

Así, vemos como incluso superando la lucha armada la ética revolucionaria no es cuestión de soplar y hacer botella, depende de la organización y construcción colectiva de nuestro propio cuerpo ideológico, basado en las experiencias de pueblos intelectuales y revoluciones pasadas y presentes y los aportes de quienes desde sus espacios de lucha hoy contribuimos para ello, pero para materializar todas estas intenciones es necesario en la construcción del PSUV, como Vanguardia de la Revolución Socialista Bolivariana, se conforme una Escuela Nacional de Formación de Militantes, pues si el Comandante sigue siendo nuestro principal riesgo, es por falta de una organización sólida de cuadros políticos que choque con la implacable muralla del sistema capitalista que lucha por no derrumbarse, el Partido Socialista Unido de Venezuela es una gran oportunidad para quienes desean consolidar esta idea, pero corremos un riesgo de solo conformarnos en una maquina electoral, que reproduzca el sistema burgués de representación, entendiendo por supuesto el carácter táctico y a veces hasta estratégico que tienen cada una de las elecciones que pasamos en este proceso de transición, es decir en ningún momento desvalorizamos las elecciones regionales del 2008, ni las parlamentarias del 2009, y mucho menos considerar que el partido tenga una maquinaria muy bien aceitada para cada uno de estos retos, pero si hacemos un llamado a la reflexión, pues el indiscutible espíritu democrático de nuestra Revolución Bolivariana, de consulta permanente a pueblo, no puede ser utilizado como excusa para dejar de un lado que todos y todas las militantes del PSUV, seamos sometidos a un proceso de formación político ideológico de carácter obligatorio, por una simple razón: la permanencia de la revolución y la construcción de una sociedad socialista, pues estar en el Poder nos garantía de ser socialista o hacer Socialismo.
ea vezidados Marx, a Leni, a Troski idad de dominacio solo se concibe entegandocelo de borrar, lujo que no nos podemos


nos damos cuenta como incluso luego de superar un combate armado iEs entonces indispensable esta tarea, postergarlo sería como cerrarnos la bombona de oxigeno, sería romper con la avalancha de acontecimientos que en el mundo entero venimos viviendo y desaprovechar unas condiciones objetivas y subjetivas inigualables para la construcción del socialismo a escala planetaria; el capitalismo está en crisis, no será tan fácil derrumbarlo pero depende de quienes ya hemos dado un paso adelante concretar o perder, solo así los sueños de nuestro líder y comandante se verán concretados juntos con los un de un pueblo que decidió cambiar y no está dispuesto a detenerse, cuando Chávez deje de ser virtud y riesgo de la Revolución Bolivariana entonces ya estaremos encaminados con un pueblo organizado y conciente a la construcción del socialismo. “Pongamos sin temor la piedra fundamental de la libertad suramericana. Vacilar es perdernos”.

Gustavo Adolfo Villapol
Comunicador Popular
Militante del PSUV.
Enero 2008
Share on Google Plus

About Gustavo Villapol

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios :

Publicar un comentario